Los mitos y verdades sobre el nuevo efecto secundario sexual asociado al Covid-19

A más de un año de la pandemia mundial por el Covid-19, son múltiples los estudios y publicaciones científicas que se han realizado en torno al coronavirus SARS-CoV-2.

Si bien en un primer momento se pensó que ésta era una patología netamente respiratoria, lo cierto es que la evidencia ha mostrado que en realidad se trata de una enfermedad multisistémica que puede afectar a varios órganos además de los pulmones, como el cerebro, el hígado, los riñones y el corazón, entre otros.

No obstante, en esta marea de nuevas informaciones ligadas al coronavirus, de tanto en tanto se viralizan algunas que son, al menos, curiosas.

Precisamente, esto fue lo que ocurrió con uno de los efectos secundarios ligados a esta enfermedad, el cual dejó a varios sorprendidos y escépticos. Y es que en las últimas semanas se viralizó el caso de un paciente con Covid-19 que experimentó… una erección prolongada.

El origen del efecto secundario

Así lo dio a conocer una investigación difundida a mediados de 2020 por la revista científica The American Journal of Emergency Medicine, en la cual se describe el caso de un hombre de 69 años oriundo de Ohio (EE.UU.) que fue hospitalizado por el coronavirus, y que desarrolló una erección prolongada durante su ingreso en el recinto.

Según el estudio, el paciente fue derivado a la unidad de urgencias tras permanecer una semana con algunos de los síntomas relacionados con el virus: tos, congestión, disnea y debilidad generalizada, mostrando posteriormente indicios de neumonía bilateral en sus pulmones.

Tras efectuársele un test el hombre dio positivo al SARS-CoV-2. No obstante, lo más peculiar vino horas después, momento en que se le produjo la erección involuntaria.

“En la supinación de la tarde siguiente, el personal de enfermería notó una erección. Se colocaron compresas de hielo, pero la erección persistió durante las siguientes 3 horas con rigidez de los cuerpos cavernosos y glande flácido”, describe parte del documento consignado por el medio especializado Muy Interesante.

¿Qué es la erección prolongada?

Lo que se conoce comúnmente como erección prolongada se denomina de forma científica priapismo, en honor a la deidad griega Príapo, dios menor de la fertilidad.

Se trata de una patología consistente en una erección no relacionada con la estimulación sexual y que, generalmente, sólo involucra los cuerpos cavernosos.

En palabras de Manuel Carbonero, urólogo jefe del departamento de Urología del Hospital de Valdemoro (Madrid, España), el priapismo responde a un mecanismo venoclusivo que se ve alterado. “Durante la erección, el estímulo erótico provoca que el endotelio, la capa interna de los vasos sanguíneos del pene, permita la entrada de la sangre y se forme una especie de ‘pantano’, una inundación, que provoca la erección”.

Sin embargo, en el caso de una erección que se mantiene en el tiempo y donde el aspecto sexual no está involucrado, existe una alteración del mecanismo normal del organismo, la cual puede estar producida por causas diversas. Por ejemplo, una lesión de la médula espinal o por efecto de sustancias como medicamentos y otras drogas.

La relación entre el Covid y la erección

Sobre este punto, Carbonero comentó que “Podría ser que la Covid-19, que es una enfermedad multisistémica, pueda provocar la alteración del mecanismo de la erección, igual que ha producido embolias cerebrales o pulmonares, alterando el mecanismo de inflamación de los vasos, es decir, provocando una inflamación en células endoteliales”.

Pese a lo sugerido por el experto, en el estudio sobre el paciente no se concluye si la erección fue efectivamente provocada por el virus, ya que si bien éste pudo haber influido, también pudieron intervenir otras causas.

El medicamento Propofol

De acuerdo a la investigación en torno al paciente, a éste le fue administrado un medicamento para tratar el virus llamado Propofol, un anestésico general que produce inconsciencia (sueño) para que se puedan realizar operaciones quirúrgicas u otros procedimientos.

Lo interesante del caso, es que uno de los posibles efectos del Propofol es el priapismo isquémico, uno de los dos tipos de erección prolongada -también existe el priapismo venoso-, el cual le fue detectado al paciente.

“El priapismo isquémico, a la larga, produce una alteración del mecanismo venoclusivo y de los tejidos del pene, pudiendo llevar a una destrucción de los tejidos”, aclaró el doctor Carbonero.

¿Zanjado el tema?

Pero esto no zanja del todo el tema, ya que el paciente estudiado recibió Propofol durante más de 12 horas antes sin problemas observables, lo que hace pensar que este medicamento no fue el desencadenante directo.

Por ello, se sugiere que la erección prolongada se produjo como consecuencia de varios factores al mismo tiempo, entre los cuales el coronavirus y el Propofol pudieron jugar importantes roles.

Considerando lo anterior, se concluye que la erección permanente no se puede plantear como ‘un nuevo efecto secundario’ propiamente tal, ya que es posible que no se presente en la gran mayoría de los hombres afectados por el virus.

De momento, más bien parece un caso aislado de priapismo isquémico agravado por un estado de Covid-19, por lo que se recomienda no considerar la erección prolongada como un síntoma inequívocamente provocado por este virus.

Los síntomas a los que sí debes estar atentos

En caso de que tengas la sospecha de que estás afectado por el coronavirus, existen una serie de afecciones a las que debes estar atento.

Así lo informó la página web de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual señaló que los síntomas habituales de esta enfermedad son los siguientes: fiebre, tos seca y cansancio.

Además, existen otros síntomas menos comunes como molestias y dolores, dolor de garganta, diarrea, conjuntivitis, dolor de cabeza, pérdida del sentido del olfato o del gusto y erupciones cutáneas o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies.

Asimismo, este virus puede derivar en síntomas más graves como dificultad para respirar o sensación de falta de aire, dolor o presión en el pecho e incapacidad para hablar o moverse.

“Si presentas síntomas graves, busca atención médica inmediata. Sin embargo, siempre debes llamar a tu doctor o centro de atención sanitaria antes de presentarte en el lugar en cuestión”, señalaron desde la OMS.

Es importante destacar que lo recomendable es que las personas que sufran síntomas leves y tengan un buen estado de salud general se confinen en sus hogares.

Finalmente, la organización aclaró que “De media, las personas que se contagian empiezan a presentar síntomas en un plazo de 5 a 6 días desde que se infectan, pero pueden tardar hasta 14”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s